viernes, 7 de noviembre de 2014

Acordes de acero

           Las horas del día habían transcurrido lentas arrastrando un sol de justicia por el público, quemándolos y deshidratándolos. Luego la noche se prolongó entre extensos retrasos, pero ellos, incombustibles, seguían de pie, coreando los nombres de quien tocaba, en una lealtad que partía el alma cuando se defraudaba.

           Era nuestra hora, caminamos sobre las tablas del escenario. Un mar de sudor y cansancio llenó nuestras fosas nasales. Aquella gente no sólo había pagado la entrada, si no que se entregaba a la música.

           Por un momento noté como mi viejo amigo, el nudo de cada concierto, me deseaba buena suerte.

           Deslicé mis dedos por la madera del mástil, todas las horas de ensayos se redujeron a un chispazo en mi nuca que afloró una sonrisa estúpida en mi rostro.

           Preparé la púa y mis yemas aprisionaron el acero tensado que comenzó a vibrar a mi mando. El público respondió con un rugido atronador y las luces desataron los rayos de aquella tormenta.

           Mi mente se centró en la cascada de notas, eran fuego que prendió mi alma una noche más y fue arrebatándome la sensibilidad del cuerpo.

           Sólo había lugar para otra muestra de pasión, el fuego se tornó en hielo que enmudeció a la jauría, pero ya no podía parar, sólo tenía tiempo para otro compás, otro recuerdo hecho música. Lo dejé salir todo hasta que el agotamiento hizo mella en mí.

           Abrí los ojos que me picaron por el sudor que me corría por la cara, y un millar de miradas bramó mi nombre.

           Alcé el puño y dejé caer mi cabeza. Me sentía como un campeón que lograba su ansiada victoria.

           Por un instante fui un dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada