jueves, 10 de septiembre de 2015

Todo tiempo pasado fue mejor

            La luz se refractaba a través del líquido ambarino para acabar proyectándose sobre la madera cuarteada y combada de la barra. Unos dedos parsimoniosos hicieron girar el vaso sobre su eje dibujando un circulo húmedo. Esos mismos dedos lo elevaron por el aire hasta verter su contenido entre dos labios pálidos; el líquido pasó calentando el paladar y enfriando el alma. La lengua se deslizó entre los labios y los dedos devolvieron el vaso a la barra con un empujón que borró el circulo de la mesa y lo transformó en un trazo de caos.
            Rascó la cartera, tiró sobre la barra unas monedas que bailaron con destellos de plata y bronce. Mientras se encaminaba a la puerta se cruzó con el camarero que se afanaba en cargar la cesta del lavaplatos y con un gesto de la cabeza le dijo:
            —Te dejo eso encima de la mesa, quédate el cambio —el camarero asintió y siguió a lo suyo.
            Ya en la calle sacó el paquete de tabaco, lo golpeó contra sus dedos, tomó el más prominente de los pitillos con sus labios y cambió el paquete por el mechero. Prendió el cigarrillo cubriendo la llama con las dos manos, dio la primera calada y soltó el humo por la nariz, mientras guardaba el mechero.
            —Ya no hacen camaretas como antes... —se lamentó para sí.
            Caminaba calle abajo quemando su salud en bocanadas de humo y resoplando con desprecio a todo lo que veía e interpretaba de la peor forma posible.
            —Mira esos pimpollos besuconeándose por ahí... esta juventud.
            Dio una larga calada, sus pulmones se anegaron de nicotina a lo que su cuerpo reaccionó tratando de liberarlos con una fuerte tos. Fue el centro de atención de las pocas personas que caminaban por la calle a esas horas, que se olvidaron de él en cuanto se repuso con un último carraspeo. Miró a su pitillo, lo tiró al suelo y lo pisoteó:
            —Ni el tabaco es lo mismo, ¡ya no se puede ni fumar! ¿Es que no queda nada bueno en este mundo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada