jueves, 3 de septiembre de 2009

El beso prohibido. beta 1

Los cristales de la habitación estaban empañados, hacía ya unas horas que no se renovaba el aire y éste mezclado con los vapores de la cachimba habían cargado el ambiente haciéndolo pesado y difícil de respirar. La estancia era pequeña, con las paredes empapeladas en tonos ocres y muebles de conglomerado. Una moqueta de un verde apagado cubría todo el suelo, en el centro una mesa pesada de metal sostenía la pipa y un par de sillones de terciopelo rojo raído la flanqueaban, en su pared oriental una puerta de madera oscura la separaba del resto del piso.

Sentados en sendos sillones se encontraba una pareja. En el más cercano a la puerta, un hombre de mediana edad se sentaba en el borde, apoyando los codos en las rodillas, se frotaba las manos mientras parpadeaba por el sudor que caía a chorros por su frente y le entraba en los ojos. Tenía una tez blanca y un tono de pelo rubio claro, los ojos eran azules. Vestía una camisa azul claro, que llevaba remangada con unos pantalones claros, se había descalzado al poco de llegar. Frente a él, y recortada por la poca luz que entraba de fuera, una hermosa mujer. Tenía una larga melena ondulada de un cobrizo brillante, sus cejas finas junto a unos labios finos y encarnados que sonreían delicadamente y unos brillantes ojos turquesa encajados en un rosto de perfectas facciones la envolvían en un halo de astucia. Con una figura perfectamente torneada se sentaba recostada, un traje negro se ajustaba a su figura mostrando un generoso escote y una falda ceñida que llegaba hasta las rodillas.

-¿Entonces, afirmas que el hombre creó a Dios? -Dijo el hombre estupefacto.
-Sí, es sencillo. Las partes del cerebro del ser humano donde se aloja la imaginación está muy próxima a una parte con un leve potencial psíquico.
-Pero, eso... ¿es suficiente para tal cosa?
-No, pero muchas ideas similares en muchas mentes generan una resonancia psíquica, cuando ésta llega a ciertos niveles la entidad llega a formarse. Ahora imagina si esta imaginación se alimenta con el miedo, el amor y la fe. Sólo con los miedos nocturnos de los niños han surgido entidades que se alimentan del miedo.
-Entonces, ¿qué pasa con los grandes miedos o deseos?

La mujer se inclinó hacia la mesa, dio una larga calada a la pipa y se recostó mientras exhalaba el humo.

-Bueno, de esa emanación que son los dioses surgieron otras criaturas menos poderosas que se fueron alimentando de los miedos, temores, vicios... En principio todo esto habitaba el mundo paralelo que se creó con esa emisión. La cosa es que con el aumento de la población mundial y la liberación de la moral ese velo que separaba los dos mundos se desmanteló.
-Eso es horrible, todos esos demonios corriendo libres por el mundo... -Interrumpió el hombre.
-No tanto, al ser un reflejo de los humanos, también cambió la existencia de éstos. Cuando el sexo, por ejemplo, dejó de ser un terrible pecado, los demonios que se alimentaban de él dejaron de ser necesariamente malvados. Así que todo se cubrió de tonos grises. Además, los demonios... pese a que busquen que el ser humano sea "perverso" -Dijo marcando las comillas con los dedos. -Sólo lo incitan a desearlo, eso los alimenta. Mientras, ellos viven los deseos de éstos. Si todos tuvieran una vida sexualmente sana, si sano es que logras todo lo que deseas, perderían poder. Todo se alejaría de esa zona donde la imaginación reina.
-Quieres decir, que...
-Sí, el hecho de que desees desesperadamente follarme me hace fuerte. De hecho, lo peor de todo es que, muy probablemente, esas personas a las que se les da tan bien escuchar y consolar sean descendientes de un demonio, ¿sabes? Porque, con todo este tiempo viviendo en la realidad con cuerpos carnales, ha hecho que los humanos se mezclen con su creación. Esa cosa tan bonita llamada empatía es un rasgo muy demoníaco.
-Pero es buena, no puede surgir del mal encarnado.
-Y vital si quieres saber cómo tentar a alguien.

El hombre hundió la cara entre sus manos.

-¿Qué hay del alma?
-¡Oh! Eso. Bueno, básicamente es ésa zona del cerebro. Cuando la entregas, sólo dejas que ese poder alimente directamente. Pero tranquilo, cuando mueres, sólo hace un bonito destello en el complicado espectro de las hondas psíquicas. Se funde con ellas y ahí se queda.
-Así que te he entregado mi alma, que era algo que iba a perder... a cambio de saber la verdad sobre la creación... No está tan mal.
-Es algo más complicado, pero bueno, también debes saber que desde hace poco, unos siglos. Nosotros, las criaturas de la imaginación, ya nos alimentamos directamente de lo carnal. En conclusión, que me desees, me des tu alma o me folles me alimenta. Llevas dos de tres... y la verdad la versión carnal es la que más disfruto.

La mujer apoyó las manos en los reposabrazos con ademán de levantarse.

-Espera, una última cosa y haré lo que quieras... Vuestros cuerpos, ¿cómo funcionan? ¿sois inmortales?
-Pues físicamente son muy similares, pero sus partes a veces no son necesarias. Puedo comer y beber pero eso no me alimenta. Tendría que expulsarlo todo claro, pero... Bueno cada uno es un mundo. Inmortales, así nos creasteis, aunque, como siempre, hay excepciones. Respecto a las drogas, podríamos elegir si nos afectan o no, pero sería más bien... como si nos dejásemos influenciar. No de una forma real. A mí en concreto me gusta sentirlas, dejar que me invadan. Ah, sí, no necesitamos dormir, pero cuando lo hacemos viajamos de sueño en sueño, no podemos tenerlos propios.
-¿Así que no tienes que comer, ni dormir y puedes drogarte sin límite?
-Sí.
-¿Y las heridas?
-Nuestros cuerpos se regeneran a gran velocidad.
-¿Y esos poderes de ensueño?.
-Tenemos muchos y variados. Por ejemplo, hoy me ves así, porque ayer mientras dormías hurgué en tu mente y averigüé tu mujer de ensueño...
-¿Tienes algún aspecto real?
-Sí...

La mujer se levantó y caminó lentamente hasta el hombre, se fue tendiendo sobre él y le susurró en el oído antes de empezar a morderle la oreja.

-...pero así te gustaré más...

La pareja comenzó a besarse apasionadamente. Las sienes le latían con fuerza, él nunca había estado tan excitado. Ella era perfecta, olía, sabía, se veía como él siempre había soñado.

Sus manos se deslizaron, aferrándola contra sí. Buscó su cuello y lo besó, ella soltó un leve gemido y agarró su cabeza tirando de su melena con una mano mientras con la otra bajó hacia su ...


Bueno, esto es algo con lo que estoy fozando, tendrá sus cambios pero mi idea es que sea un viaje a los pecados con dirección a los más ocultos. No se si subiré algo más o cómo quedará la cosa pero bueno. La idea es ésta.

I see U in Battle.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada